¿Alguna vez te has preguntado qué implementar en tu vestimenta para elevar tu imagen? 

Con tantas actividades en nuestros días, el trayecto a la oficina y con lo caótica que se ha vuelto la ciudad, optamos por el uso de mochilas cómodas para transportar nuestros productos personales, así como lo que utilizamos para la oficina, sin embargo, es necesario conocer lo que comunica usar una mochila en el ámbito ejecutivo y conocer cómo reduce lo favorable de nuestra imagen.

Hay que estar conscientes de que al usar una mochila, esta está formando parte de la composición de nuestra vestimenta, por lo tanto, es importante considerar que tiene que ser un buen complemento con la textura de nuestra ropa, así como en color, si no queremos que se desequilibre nuestro look.

El uso de una mochila  convierte automáticamente  un look sport o casual, lo que no es favorable para el área laboral, ejecutiva ni empresarial, este look comunica informalidad, así como se asocia su uso con el ámbito escolar y refleja poca experiencia.

Las prendas que utilizamos crean efectos visuales, estos podemos utilizarlos a nuestro favor pero también y sin quererlo, pueden hacer lo contrario y restarnos seniority. 

Por la composición de una mochila y la forma que tienen, pueden hacer que nuestra figura se vea más ancha de lo que es, puede acortar nuestro cuello y hasta crear efecto de hombros caídos.

Como lo vimos en el blog pasado, el cuidado que le damos a nuestras prendas es muy importante para elevar nuestra higiene personal y lograr así una imagen profesional adecuada, sin embargo, al portar una mochila incluso puede arrugar nuestras blusas y camisas o en el peor de los casos, causar una mancha de sudor debido a que la traemos cargando por la espalda, esto nos resta a la hora de querer comunicar pulcritud. 

Independiente si eres hombre o mujer, el uso de un portafolio eleva tu imagen profesional y hace que te perciban como una persona profesional, elegante y que se preocupa por su formalidad al trabajar. Ahora bien, hablemos sobre las ventajas de portar un portafolio de poder.

Ya que el portafolio se porta con la mano, no afecta el conjunto de la vestimenta en cuestión de la textura y es más fácil que el tono se adapte a la vestimenta, así mismo, se convierte en un accesorio que suma a tu imagen ejecutiva. 

Puede ser un gran implemento cuando se combina el tono y material del portafolio con el reloj o calzado que traigas. 

El corte de la ropa y el cuidado que le diste antes de salir de casa no se ve afectado por el portafolio debido a que su uso se limita a ser cargado con la mano o en el hombro.

Algunos tipos de portafolio que podemos encontrar son:

Portafolio casual: Se caracterizan por ser de tela no rígida y los hay en tonos más encendidos, pueden ser usados para aquellos días de oficina en viernes en que buscas ir más cómodo y relajado pero sin perder la formalidad. 

Portafolio formal: Se caracterizan por ser más rígidos y en un solo tono neutro, suelen tener una hebilla de metal brillante o en su defecto del color del portafolio, es esencial para usarlo en oficina cuando quieres comunicar mayor jerarquía y autoridad, recomendamos que de tener uno solo, optar por este tipo.

Nosotros recomendamos que tu portafolio sea de una marca de alta calidad, recuerda que elevará tu imagen y también la calidad del material influirá en la comunicación que darás.

El momento de cambiar a tu portafolio de poder ha llegado, pórtalo con seguridad, elevará tu imagen y lograrás percepciones favorables para tu vestimenta ejecutiva diaria.

 

 

¿Te gustaría tener una Imagen Profesional Poderosa? ¡Envía un mensaje a este enlace! wa.link/pu3rzs

Así que si llegaste hasta acá  y quieres recibir más información acerca de la importancia de la Imagen Pública. ¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Estamos en Facebook como Renovatio Consultores y en Instagram como @RenovatioConsultoresMX